Alcance Victoria  Internacional fue fundada por un hombre que conoce la respuesta al abuso de sustancias y a los problemas de pandillas que enfrentamos en la actualidad. Sonny Arguinzoni fue drogadicto y miembro de una pandilla. Antes de cumplir 15 años, había sido ya encarcelado muchas veces en la ciudad de Nueva York y pronto se encontró en una ineludible espiral descendente de delitos y adicciones. 

 

Con la ayuda de una organización basada en la fe fundada por David Wilkerson y el amor disciplinario de un notorio líder de pandilla, Nicky Cruz, Sonny venció su adicción. Sin embargo, eso no bastó para liberarse de su carga. Cuando los demás pugnaban por encerrar a los criminales de los barrios bajos, Sonny deseaba liberarlos. En 1967 llegó a los barrios del Este Los Ángeles y, junto con su esposa Julie, comenzó a ministrarle a drogadictos y miembros de pandillas. Así nació Victoria Outreach. 

 

Arguinzoni desarrolló un riguroso programa de rehabilitación —originalmente conocido como “La iglesia de los adictos”— para sacar a los drogadictos de la calle y conducirlos hacia una vida productiva. Hoy, Alcance Victoria Internacional cuenta con más de 350 Hogares de Servicios Especiales en los Estados Unidos y 239 iglesias Alcance Victoria que ayudan a mantenerlos. Estos dinámicos establecimientos ayudan a hombres y mujeres a vencer el abuso de sustancias, a dejar las pandillas y la prostitución, y a descubrir su propósito particular en la vida. También cuentan con centros en 15 países, desde México hasta los Países Bajos y Filipinas. 


DECLARACIÓN DE MISIÓN 

Alcance Victoria Internacional es un ministerio cristiano de orientación eclesiástica. llamado a la tarea de evangelizar y discipular a gente herida del mundo con el plan de salvación y esperanza de Jesucristo. Este llamado envuelve el compromiso de plantar y desarrollar, Iglesias, Centros de entrenamientos y hogares de recuperación en las ciudades estratégicas del mundo. Alcance Victoria inspira a las personas el deseo de desarrollar su potencial en la vida con un sentido de dignidad, pertenencia y destino. Alcance Victoria trabaja cooperativamente con personas de mutuo propósito para realizar la tarea que tenemos delante.